Bienvenido otoño!!

Esta época me encanta por muchas razones!! Primero porque sé que dentro de pocos días pondré mis decoraciones navideñas que tanto me fascinan,segundo porque dos de mis amores nacieron en otoño y tercero porque esta época significa mucho para mí. Hace 16 años en un otoño me mudé para Houston,no fué fácil dejar mi país,mi familia,mi carrera profesional y a lo que estaba acostumbrada toda mi vida. Pero bendito otoño que sirvió de antesala para lo que Dios había planificado para mí! En mi amada Isla conocí mucho acerca de liderazgo,crecí rodeada de la palabra,fuí líder desde los 10 años,ejercí mi liderazgo dentro y fuera de mi iglesia. Fui a las Misiones,conocí a tanta gente,abracé y oré por gente que ni tan siquiera conocía,ni volví a ver. Pero hace 16 años aún sin entenderlo a plenitud decidí llegar a esta ciudad,dónde puedo decir sin temor a equivocarme tuve un verdadero encuentro con el Rey,trabajé tantos años en su casa y por su casa y me dí cuenta que no lo conocía a plenitud. En estos años puedo exclamar como Job;” De oídas te había oído más ahora mis ojos te ven”. He llorado mucho,he reído y he aprendido cada día a seguir conociendo a mi Buen Padre! El trayecto no ha sido fácil, pero puedo decir con certeza que el plan de Dios para mí era traerme a esta ciudad con un propósito. He recibido palabra que se ha ido cumpliendo a la letra,sé que falta camino por recorrer,mi Abba me muestra su misericordia cada día,porque nuevas son sus misericordias cada mañana .

Mi fe ha sido probada innumerables veces,pero aún en el momento más crítico cuando estuve a punto de morir siempre se mantuvo viva esa certeza de lo que se espera,esa convicción de lo que no se ve.

Mi esposo e hijas son una muestra del amor tan grande que Dios ha revelado a mi vida. Tengo tanto decir,tanto que agradecer y tanto que compartir!! No me voy por vencida a pesar de las adversidades,de las traiciones,de las burlas y los desprecios que he experimentado,por muy encima de ésto su gracia me ha arropado,su misericordia me ha perseguido y es más que suficiente para mí. Pensar en el momento que dejó a las 99 en el redil por venir por mí y vendar mis heridas,restaurarme y darme nombre,es demasiado!!

Hace 16 años llegó a Houston una Tamar muy diferente,hoy doy gracias porque Jeremías 29:11 sigue vigente para mí y mis generaciones “Porque yo sé los pensamientos que tengo para tí, planes de bien y no de mal para darte una esperanza y un futuro”.

A tí que me lees te invito a NO darte por vencid@,a caminar con tu frente en alto y a depender solo de aquél que nunca falla,Jesús!! No le temas a los procesos,ni a lo nuevo que Dios quiera darte!!


Escrito por: Tamar Báez

El siempre tiene un plan perfecto en todo. Confiemos en el. En 2 Crónicas 7-18 recibimos motivación para que vivamos por fe. Nuestra mente no puede entender a cabalidad el porque de muchas situaciones y días que no encontramos descanso. En la biblia se nos enseña que si tenemos necesidad de sabiduría que la podamos al padre. El está en la disposición de darla sin reproche. (Stgo 1-5) Así que aunque a diario hay que luchar con altas y bajas. Nos afectamos física y emocionalmente, Dios puede renovarnos. No empece atravesamos valles de sombra. Las fortalezas que podemos desarrollar son extraordinarias, aun en medio de pérdidas significativas, podemos ver su mano obrar. Incluso en ocasiones nos prepara como el sembrador hace con la tierra. El suple cada detalle para cuando llegue el dia malo. Pues el conoce el presente, el pasado y el futuro. El es nuestro mejor consejero… cosas que ojo no vio, ni oído escuchó. Ni han entrado en corazón de hombre, son las que él prepara para los que le aman. 1 Cor. 2:9 El obra a nuestro favor no importa lo difícil que sea. El tiene cuidado de nosotros, siempre da una salida solo hay que poner nuestra fe en el autor y consumador de la vida. En la Biblia hay muchas historias de lo grande que es su obra, así que continuemos llevando nuestros ruegos y asumamos su voluntad. ….No mirando lo que se ve, sino lo que no se ve..pues lo que se ve es temporal más lo que no se ve es eterno. 2 corintios 4:18

Escrito por: Brenda Báez M. Ed. y Trabajadora Social

Recuerdo como si fuera hoy hace dos años cuando recogía a mi pequeña de su escuela,en el camino no podía contener las lágrimas porque se le había quedado el moño,lazo o como usted le llame en su escritorio.Se lo quitó porque se le estaba cayéndo mientras hacía las rutinas en su clase. Le expliqué que estaba seguro en el lugar dónde lo había dejado,que nadie lo iba a agarrar y que no se preocupara más por ello. Entonces me contestó;”Pero mami esperar el amanecer se hace muy largo,yo lo quiero ahora,es muy díficil esperar. “Seguí con mi argumento hasta que se calmó y decidió esperar aunque fuera díficil,pero con la convicción que lo que anhela está seguro y pronto lo tendrá en sus manos.

En 1 Corintios 10:13 dice que ninguna tentación o prueba que nos sobrevenga será más fuerte de lo que podamos soportar,Dios no nos dejará ser probados más allá de nuestras capacidades para soportarlas y que juntamente con la prueba viene la salida. A veces lloramos como mi niña lo hizo aún sabiéndo que lo que anhelamos tanto está en un lugar seguro,su llanto era de frustación,de impaciencia, por no tener lo que ella quería. En nuestro caminar nos suele suceder lo mismo,sabemos las promesas de Dios para nuestra vida y que en algún momento las veremos cumplidas en nosotros. Sabemos que nuestra confianza está puesta en un lugar seguro,que lo que tanto anhelamos llegará a su tiempo. La paciencia es probada en nosotros por que al igual que ella el amanecer se nos hace eterno. Nos ayude a Dios a esperar en El, en medio de nuestras circunstancias,que aunque ahora no lo veamos podamos tener la certeza que lo que prometió lo cumplirá. Que por más recia que sea la tormenta al final llegará la calma,que mientras más obscura la noche,el amanecer hará aparición y que por más dura que sea la prueba o tentación siempre hallaremos la salida.

2 Corintios 1:20 dice”Porque todas las promesas de Dios son en él Sí,y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.” Mi hermosa niña encontró su lazo donde lo había dejado. Está demás decir la alegría que irradiaba su rostro.

Vamos alguien tiene que sacudirse con esta palabra,gózate en tu proceso por que las lágrimas que ahora derramas se convertirán en sonrisas!!

Escrito por: Tamar Báez

Estos dias han sido difíciles. Y me han puesto incluso ha dudar las bendiciones que he recibido en estos últimos años y la verdad tengo mucho que agradecer, pues en todo he visto su mano obrar. Incluso sin merecerlo,  Dios ha tenido mucha misericordia. Me ha librado de mucho sufrimiento de mucha opresión y me ha dado muchas bendiciones, un lugar donde puedo laborar con mas libertad, y puedo pasar mas tiempo con mi familia. Antes era imposible.  Me recuerda a diario su misericordia, que el es un buen pastor que cuida sus ovejas y poco a poco sigue mostrando mas bendicion. Si en ocasiones hay situaciones de mucho estres pero en todo somos probados, estoy segura que algo ocurrira en medio de las pruebas. 

El sol, la luna nos recuerda que es tiempo de trabajar pero también hay tiempo para descansar.  Asi que aunque suene dificil en medio de las pruebas y hay descansar en el señor. Nuestro socorro viene del cielo, viene del que hizo los cielos y la tierra. Toda esta vivencia hay que darla a conocer a los nuestros pues es in testimonio vivo para nuestros hijos y familiares. De que realmente Dios obra, que esta cerca de todo aquel que le reconoce y le busca. Al final de toda tempestad hay calma incluso aparecen arcoíris. Todas son señales de que nuestro Dios es real. Asi que mi exhortación es a creer y entender que todo ocurre porque el lo permite, hay que darle espacio para el obrar. Nuestra mente no puede entender muchas situaciones,  pero en cada una de ellas el nos guiara.

Es importante para todo ser humano mantenerse encaminado y en la busqueda de la presencia de Dios en nuestras vidas,  porque lejos de el nada podemos hacer. Gracias Dios por tu amor y por permitirme conocerte. Esto sin duda ha sido maravilloso y no podemos cansarnos de agradecer. 

Escrito por: Brenda Báez M. Ed. y Trabajadora Social

“El Señor mismo peleará por ustedes. Sólo quédense tranquilos.”

Exódo 14:14 (NTV)

En ocasiones nos parece casi imposible hacer tal cosa. Estamos tan abrumados por lo que está pasándo a nuestro alrededor que nos olvidamos que no tenemos noción de quién está de nuestro lado.

Me acuerdo de un día de verano donde mi hija pequeña decidió tener una siesta, a ella no le gusta tomar nap time. Así que le dije que estaría arreglándo mi clóset y que su hermana mayor estaría en su cuarto (leyéndo,como siempre). Ella se despertó de repente mal humorada (pues no le gusta dormir en el día), además había tenido una pesadilla. Corrío a la sala y obviamente no me encontró,se desesperó y comenzó a llorar. Estaba realmente histérica,entonces cuándo llegué a la sala a velocidad luz, ella solo se sentó,me miró y antes de preguntarle cualquier cosa me dijo; “no debí ponerme así”. Le pregunté porque me decía eso, estás bien,que pasó (las mil y una preguntas de una madre),su respuesta todavía hoy me sacude el alma. Tuve una pesadilla y además no te encontré en la sala y me asusté,se me olvidó que tú me habías dicho dónde estabas, si te hubiera buscado dónde me dijiste,yo solo me hubiese sentado sin llorar,porque tú estabas ahí.

El solo hecho de acordarse donde estaba, donde podía buscarme, producía en mi hija la seguridad de sentarse y saber que todo iba a pasar,que todo estaba bien. Ojalá nosotros hicieramos lo mismo en medio de nuestras batallas.

No estamos solas/os, Dios nuestro Padre está listo para encargarse de nuestras dificultades. Sabemos dónde encontralo, que no se nos olvide.

“El Dios todopoderoso, rey y salvador de Israel, continuó diciendo:«Yo soy el primero y el último;
fuera de mí no hay otro Dios.
Si acaso lo hay,
que se presente y lo diga;
que anuncie el futuro
y diga lo que va a suceder. ¡Ánimo, no tengan miedo!
Desde hace mucho tiempo
les he anunciado estas cosas
y ustedes son mis testigos.
No hay otro dios fuera de mí,
no hay otro dios que los proteja.
¡Y si lo hay, yo no lo conozco!”

Isaías 44:6-8 (TLA)