Cuándo el amanecer se hace muy largo…

Recuerdo como si fuera hoy hace dos años cuando recogía a mi pequeña de su escuela,en el camino no podía contener las lágrimas porque se le había quedado el moño,lazo o como usted le llame en su escritorio.Se lo quitó porque se le estaba cayéndo mientras hacía las rutinas en su clase. Le expliqué que estaba seguro en el lugar dónde lo había dejado,que nadie lo iba a agarrar y que no se preocupara más por ello. Entonces me contestó;”Pero mami esperar el amanecer se hace muy largo,yo lo quiero ahora,es muy díficil esperar. “Seguí con mi argumento hasta que se calmó y decidió esperar aunque fuera díficil,pero con la convicción que lo que anhela está seguro y pronto lo tendrá en sus manos.

En 1 Corintios 10:13 dice que ninguna tentación o prueba que nos sobrevenga será más fuerte de lo que podamos soportar,Dios no nos dejará ser probados más allá de nuestras capacidades para soportarlas y que juntamente con la prueba viene la salida. A veces lloramos como mi niña lo hizo aún sabiéndo que lo que anhelamos tanto está en un lugar seguro,su llanto era de frustación,de impaciencia, por no tener lo que ella quería. En nuestro caminar nos suele suceder lo mismo,sabemos las promesas de Dios para nuestra vida y que en algún momento las veremos cumplidas en nosotros. Sabemos que nuestra confianza está puesta en un lugar seguro,que lo que tanto anhelamos llegará a su tiempo. La paciencia es probada en nosotros por que al igual que ella el amanecer se nos hace eterno. Nos ayude a Dios a esperar en El, en medio de nuestras circunstancias,que aunque ahora no lo veamos podamos tener la certeza que lo que prometió lo cumplirá. Que por más recia que sea la tormenta al final llegará la calma,que mientras más obscura la noche,el amanecer hará aparición y que por más dura que sea la prueba o tentación siempre hallaremos la salida.

2 Corintios 1:20 dice”Porque todas las promesas de Dios son en él Sí,y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.” Mi hermosa niña encontró su lazo donde lo había dejado. Está demás decir la alegría que irradiaba su rostro.

Vamos alguien tiene que sacudirse con esta palabra,gózate en tu proceso por que las lágrimas que ahora derramas se convertirán en sonrisas!!

Escrito por: Tamar Báez