Que nuestras vidas sean verdaderamente una bendición perpetua para los demás.

“Al hombre bueno se le recuerda con bendiciones; al malvado, muy pronto se le olvida”.

Proverbios 10:7 (DHH)