Nuestro interés en el cielo crece a medida que depositamos nuestros tesoros allí.

“Donde esté su tesoro, allí estarán también los deseos de su corazón”.

Lucas12:34 (NTV)