En medio de nuestro problema,nos encontramos con Dios,nuestro Consolador,y luego él se convierte en nuestra liberación.

“Llámame cuando tengas problemas. Yo vendré  a salvarte, y tú me darás alabanza”.

Salmo 50:15