No hay nada que podamos hacer para que Dios nos ame más (o menos) de lo que ya lo hace

Yo me aparecí a él de lejos.Yo te he amado con amor eterno;por eso te sigo tratando con bondad.”

Jeremias 31:3 (DHH)