Dios se deleita en perdonar nuestros pecados y nosotros podemos regocijarnos en eso

“No hay Dios como tú que perdona las malas acciones y pasa por alto la rebeldía del resto de su pueblo. No estará siempre enojado porque le gusta demostrar su fiel amor”.

Miqueas 7:18 PDT